La cura del espanto

Afuera llueve. Clarisa no puede dormir. Su bebé llora y vomita su leche; le hace mal y no puede decírselo. Ella decide salir a buscar ayuda y el día se convierte en un peregrinaje, en el devenir de sus propios miedos y tristezas que se revelan con el viaje.