Ayotzinapa, el paso de la tortuga

Ser alumno de Ayotzinapa, o ser el padre campesino o la madre indígena, es ser generalmente invisible. Su dolor y la esperanza los hizo visibles y, tal vez, recordarnos que somos nosotros los que no estamos solos; los tenemos íntimamente a ellos.